Consultar para aprender

Aprender es consultar y consultar también es aprender. Desde el momento en que nacemos: pendientes de los demás, preguntando a quienes nos rodean, con  ganas de formar parte del mundo a través de la información y del aprendizaje. La primera consultoría de la infancia  es la familia más cercana. Luego el círculo se amplía y se enriquece con las amistades, las aficiones, las organizaciones educativas, los ámbitos en los que nos movemos y,  pronto, en la consultoría universal que es Internet. De consultar pasamos a compartir, a colaborar, a fomentar el aprendizaje en red, a recibir señales de retorno de lo que compartimos y que alimentan nuestras colaboraciones y nuestro progreso. Si bien siempre ha existido este proceso, la digitalización de la sociedad ha elevado el plano y el fenómeno se ha disparado a medida que conectamos con más personas y establecemos redes con objetivos diversos. Nuestro entorno personal de aprendizaje se amplía siempre que queramos hacerlo.

La enseñanza hoy se basa en la consultoría compartida, un acto individual que cada vez es más social, con trascendencia global gracias a las TIC. Google es el gran consultado que se alimenta con algoritmos que recogen millones de rastros que todos dejamos en la red. Pero Google también nos consulta continuamente y se aprovecha de nuestros resultados. Los buscadores nos persiguen y  aportan resultados a nuestras búsquedas. Les consultamos y nos responden. La fórmula es brillante y su eficacia nos resuelve muchas dudas o nos facilita aquellas informaciones que necesitamos en segundos. El negocio de Google es evidente.

El reto de las organizaciones educativas

Las organizaciones educativas afrontan un proceso de cambio constante en la actualidad. Si no fuera así, si no se enfrentaran a la adaptación a las exigencias de hoy, su anquilosamiento las haría sobrevivir gracias a las tradiciones y a un público concreto pero, más pronto o más tarde, el ecosistema social les exigiría renovación con innovaciones. Afortunadamente, la detección de las demandas se observan ya desde la misma organización y desde la comunidad educativa en general. Los retos están ahí y, ante la diversidad de enfoques, consultar facilita orientaciones para avanzar al paso de las demandas de la sociedad actual.

Desde la práctica del aula y de la gestión de instituciones educativas durante más de 35 años, apuntaremos algunos aspectos que pueden extrapolarse a la mayoría de centros educativos no universitarios, con el objetivo de modernizar las organizaciones y ayudarlas a educar en la sociedad digital. Para ello hemos partido de la experiencia en la gestión y en clase, del contraste de informaciones  y hemos consultado también a expertos avezados que basan sus teorías en la práctica propia a pie de aula. La teoría, sin estar basada en la experiencia (y mejor la propia), no goza de demasiadas simpatías entre el profesorado, quizá debido a que la enseñanza que han recibido en su proceso de formación ha sido demasiado teórica, repetitiva y poco abierta al cambio y a la innovación. Ahora se trata de aprender haciendo desde la visión de prácticas que enseñen, que se pueden reproducir, adaptar o mejorar.

¿Qué consultar en educación desde la experiencia personal?

 Familias, alumnado y docentes consultan y se consultan. Interactúan: esa una de las claves de la innovación educativa. Aprender con práctica, con unos objetivos y con la priorización transversal de los valores humanos.  Nos centraremos aquí y ahora solo en aquellas organizaciones, instituciones y entidades que basan su objetivo principal en el progreso, tienen inquietudes en mejorar y necesitan conocer qué aspectos son la base en que fijarse para avanzar en su labor educativa.  Como ecosistemas que enseñan y aprenden, a continuación proponemos algunos a tener en cuenta:

  • La gestión del conocimiento de la organización: gestión de personal, tecnológica,  pedagógica, comunicativa, organizativa.
  • Otros conocimientos o aspectos que enseñan más: educación emocional, coaching educativo, el liderazgo, las inteligencias múltiples, la resilencia, la empatía, la educación en valores.
  • La innovación: cómo definirla y cómo adaptarla al centro e implicar a la comunidad educativa.
  • Sistemas de control y de evaluación de los resultados para establecer planes de mejora.
  • Indicadores de progreso.
  • Los procesos comunicativos, el márketing en general y el de experiencias en particular, la gestión de redes sociales, la promoción continua de la comunidad educativa y de la institución escolar hacia el exterior.
  • La formación del personal, el reciclaje y la autoformación.
  • La detección de necesidades educativas y disfunciones en la organización general.
  • La planificación estratégica, con un diagnóstico previo, diseño e implementación.

Consultemos y aprendamos. Una labor necesaria para progresar al ritmo de los tiempos actuales. El futuro, desde el presente.

Elaborado por: Evaristo González Prieto, asesor del área de Educación de Con•Tacto Humano.

Share to Social media


Author: Con•Tacto Humano
Con•Tacto Humano ofrece diferentes consultorías y servicios académicos, a profesionales e instituciones, en España e Iberoamérica

Deja un comentario